En Lugares que inspiran, entrevistamos a Yukiko Kitahara.

 Imagen 8

i. ¿Qué simboliza la cerámica para ti y como entiendes este trabajo?

Yukiko Kitahara. Para mí la cerámica es mi mundo, es mi vida.  El tiempo se detiene. Estoy tan feliz trabajando que a veces estoy dos semanas sin salir de mi taller -vivienda.

i. Observando esta colección de piezas tan originales y poco vistas, ¿en qué te inspiraste para crear piezas con animales?

YK. Viví muchos años en la Alpujarra granadina y allí aprendí la convivencia con la naturaleza. En aquellos años estaba haciendo solo las esculturas cerámicas (la figura de patas de pollo, jamón etc..) y como iba a llegar a los 20 años de la estancia en España, quería volver a los orígenes de la cerámica que aprendí de la cerámica tradicional japonesa y las vajillas utilitarias en Japón. Pero como hay muchas cerámicas muy cómodas de usar y con algo de estilo japonés, pensé “por qué tengo que dedicarme ahora a eso”… quería mandar un mensaje a través de mis piezas como con la escultura, pero, con piezas utilitarias. Tomaría el té con mi taza.

Así empecé la serie “Usar y No Tirar”. Por ejemplo, la base de mis tazas es el vaso de plástico y las asas son los animales, simboliza el respeto al  medio ambiente y a la naturaleza…mi inspiración es mi vida cotidiana y recordando mi vida en el campo.

YUK-25

i. ¿Qué es lo que más te gusta del proceso que implica la cerámica?

YK. Realmente a mí me encanta hacer los moldes para fabricar las piezas de porcelana. Por supuesto, me gusta fabricar las piezas, pero los moldes son excepcionales.

Presento una vez al año la nueva colección. Para esto, me dedico a sacar los moldes en el mes de agosto. Cuando estoy sacando los moldes de la nueva colección, imagino como quedarían las piezas y cómo se utilizarán cuando las tenga en porcelana.

Imagino mucho durante el proceso de realización  de los moldes. Ese momento es lo que más me gusta y soy muy feliz.

YUK-01                                                          YUK-16

i.¿Todos los sentidos juegan?

YK. Yo creo que sí, pero cada uno surge en un momento determinado. Estoy en paz y los sentidos fluyen.

i. ¿La cerámica para ti puede ser también un elemento espiritual? ¿Qué es lo que quieres trasmitir con estas piezas tan delicadas?

YK. Para mí, la cerámica es mi vida.  Aprendo la filosofía para vivir a través de la porcelana. La porcelana está viva.  Cuando la trato bien, me hace caso. Si la trato muy bruta, sale desde el horno enfadada…

Mi abuelo me decía cuando yo era pequeña. “ Tu tienes que ser como la porcelana”, aparentemente muy frágil, realmente tiene una gran fuerza interior.

i. ¿Como ves el arte en el mundo contemporáneo?

Es imprescindible, esencial para el desarrollo y la evolución humana.

i. ¿Recuerdas tu primera obra? ¿Que expresaba?

YK. Fue un recipiente de Bonsai.  Tenia la forma de media luna, el color negro del carbon y el interior aplicado finamente en plata. Expresaba la playa del sur de Japón. Pino, luna y el mar. Ahora mismo mis piezas son blancas, completamente al contrario de aquella obra. Es algo curioso ver esta obra. Actualmente está en la casa de mi hermana y cada vez que  vuelvo a Japón, puedo reírme sola, acordándome de aquel viaje que hice cuando era estudiante de cerámica.

i. Por último, nos encantaría que nos enviaras una foto del lugar en el que sueles inspirarte para crear tus obras. Exactamente la foto que queremos es tu perspectiva, lo que ves desde tu puesto de trabajo; ahí donde surge y resurge la creación, donde meditas y premeditas. El lugar que te describe.

Imagen 7

Entrevista por María José Macho